Advocats de capçalera:
EL DRET BEN FET

Colaboradores de European law firm

EL TSJC DECLARA LA NULIDAD DEL PROYECTO DE REPARCELACIÓN Y CUOTAS URBANÍSTICAS DEL BARRIO DE SANT PAU DE CENTELLES

La Sección 3ª del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha dictado sentencia declarando la nulidad de pleno derecho, en toda su extensión, del proyecto de reparcelación económica del Plan Parcial Ciudad Jardín San Pau, de Centelles, aprobado por su alcalde en junio de 2010.

Asimismo declara nulas las cuotas urbanísticas que giró contra todos los vecinos de barrio, condenando directamente a devolver las que hayan pagado los propietarios que pusieron el recurso, Olaf Codina y su tía María Pilar Codina, defendidos por Pau Saumell, de SMS Abogados.

El ayuntamiento debe publicar la sentencia en todos los medios de publicidad en los que hizo pública la aprobación del proyecto de reparcelación, y deberán anular las inscripciones de las nuevas fincas inscritas en el Registro de la Propiedad .

De esta manera, el tribunal revoca la sentencia que dictó el Juzgado Contencioso Administrativo nº 1 de Barcelona en marzo de 2012, que había rechazado el recurso de los vecinos.

Razona el tribunal que el proyecto de reparcelación fue aprobado por el alcalde antes de que entrara en vigor el instrumento de planeamiento que debía legitimar, y algo aún más grave: este instrumento de planeamiento, un plan parcial, nunca estar vigente, por lo que también censura la actuación de la Comisión de Urbanismo de la Generalitat dándole te luz verde.

Igualmente retoma el ayuntamiento por no haber aprobado junto con el Plan Parcial un proyecto de urbanización, que por esta razón tampoco tiene legitimación y provoca la nulidad de las cuotas urbanísticas, que el ayuntamiento comenzó a cobrar de la mayoría de propietarios en base a un presupuesto global de cinco millones de euros.

En la familia Codina le exigían nada menos que 170.000 euros en cuotas, y estas exigencias económicas del ayuntamiento tan elevadas para los propietarios habían amargado la vida de los vecinos en los últimos cinco años. Hay que decir que a pesar de haber pasado 3 ó 4 años aún no comenzaron las obras, a pesar de haber cobrado del Ayuntamiento cantidades globalmente importantes.

La sentencia menciona también muchos motivos de nulidad alegados por los vecinos, como su inviabilidad económica, pero se centra en la inexistencia legal del proyecto de reparcelación por falta de apoyo normativo, lo que hace innecesario examinar los demás motivos del recurso.

La sentencia abre la vía para que todos los que ingresaron cuotas de urbanización para este proyecto puedan reclamar al tribunal que ordene al ayuntamiento la devolución, de acuerdo con la declaración de nulidad efectuada y también porque su finca original vuelva a estar a su nombre.

Para ver la sentencia clica aquí encima:  STOlaf

[Descargar]